Páginas vistas en total

Que hacer para ir al cielo



De hecho hay respuestas para esta pregunta contenidas en la Biblia.

Entre la gente común existe el tópico que suele decir que las personas buenas van al cielo y las malas van al infierno.
Eso es lo que siempre hemos oído de pequeños y a modo de leyendas en la historia del hombre y en la mayoría de culturas y religiones.
Pero solo en parte esta idea es cierta.

Un error muy común y bastante grave entre esa idea popular, está en pretender alcanzar ese cielo dependiendo de nuestros propios esfuerzos.
Lo que suele decirse entre el mundo católico “hacer buenas obras para ganarse el cielo”.
Esa es una falsa idea.
Las buenas obras no deben ser la apariencia de nuestra fe sino una consecuencia natural.

El cielo no es un estado espiritual, ni una sensación anímica, ni una idea simbólica. Es cielo es un lugar real como puede serlo esta tierra a la que ya conocemos.
Hay ríos, montañas, valles, vegetación, ciudades y digamos lo mismo que hay aquí, pero en estado perfecto.

Dios nos dice que para alcanzar y entrar este lugar solo hay un camino.
Y ese camino es el mismo Hijo de Dios;  Jesucristo, a quien Dios le ha dado toda la autoridad y poder.
Jesucristo no es un camino más, es el camino, y es la puerta.
De este modo no son nuestros esfuerzos personales lo que necesitamos para llegar hasta ahí, sino nuestra fe en el Hijo de Dios.

Otra cosa es que seamos buenas personas o pretendamos serlo.
Esa actitud bondadosa que puede emanar de nosotros puede deberse a dos orígenes muy diferentes.
Primero, que nuestra bondad sea el resultado de nuestra relación con Dios.
Y esa bondad a parte de ser necesaria, es y debe ser una consecuencia de una nueva vida basada en Él.
Segundo, que nuestra bondad sea el resultado de nuestro propio esfuerzo.
Un esfuerzo humano, humanista, fraternal, que en nada tiene en cuenta a Dios.
Ese es un mal camino para creer que vamos a entrar en el cielo.

Y aparentemente, ambas actitudes pueden confundirnos y hacernos creer a los demás que es lo mismo.
Pero Dios conoce el corazón del hombre y ve su interior.
Por desgracia, las “buenas personas” que han pasado toda su vida entregadas a los demás, han debido tener en cuenta esa “puerta de entrada”.

No hay caminos dice la Biblia para llegar a Dios, si no es a través de su Hijo Jesús.
Todos los demás caminos que encontramos en la vida, ciencia, política, trabajo, estudios, familia, humanismo, pueden tener una apariencia de buenos caminos y buenas formas de vivir, pero son caminos que finalizan aquí y no tienen futuro en el mas allá.

Dios no nos rechaza en su reino, al contrario, Él quiere que toda la humanidad que creó, esté para siempre a su lado, disfrutando de lo mejor que pueda imaginar el ser humano.
Pero por desgracia, todos los hombres y mujeres no tienen las mismas intenciones, ni todos buscan ni tienen en cuenta a Dios.

La realidad de lo que nos rodea no nos permite ver lo eterno y lo espiritual, lo cual es invisible a nuestros ojos.
Pero esa invisibilidad se hará visible en el momento en que traspasemos la linea de la muerte.
El tiempo de vida que nos ha sido dado es muy importante para que reflexionemos sobre nuestro futuro y sobre lo que Dios ha dejado escrito en su palabra a través de los profetas.
Es una decisión personal que debe madurarse en nuestro interior.
Nunca sabremos cuanto está de lejos este "más allá" y siempre puede sorprendemos en el momento menos pensado.

La entrada al reino celestial como algo maravilloso es el resultado, no de lo que sabemos, sino de lo que hacemos.
Nuestras decisiones son muy importantes en los caminos que tomamos cada dia.
Dios sabe lo grande que es estar en su reino y sabe lo terrible que es no poder entrar. Pero la mayoria de las personas no creen en estos temas.
Poder entrar en el cielo es una consecuencia de nuestras obras, de nuestra buena conducta y de nuestras buenas intenciones como resultado de una fe en Dios y en su hijo Jesucristo.

Muchas religiones pregonan su forma de alcanzar el paraiso, pero la Biblia asegura que solo a través de la fe en Jesucristo es posible llegar a la ciudad celestial.

El hombre tiene la última palabra sobre su eternidad.
Dios nos ofrece el camino y la vida eterna, pero de nosotros depende la elección.


Guillermo Blanco 10-3-2011


El precio del pecado

Basándome en un texto bíblico bastante conocido en el mundo cristiano, quiero comentar lo que cuesta el precio del pecado, el precio de hacer el mal, lo que nos cuesta llevar una vida incorrecta, injusta, inmoral, una vida no perfecta.

En el libro bíblico de Romanos 6, 23 aparece el siguiente texto que recalca de forma sencilla y corta pero muy trascendente y rotunda, nuestra situación como especie humana:


“Porque la paga del pecado es la muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”


Es una información dada al apostol Pablo que refleja una dramática situación y también una solución inminente.

Siendo una solución especialmente gratificante y espléndida al problema que nos atañe, entra en juego la credulidad o incredulidad del individuo.

Solo se requiere de un mínimo de fe para aceptar el problema y la solución.

Si como la mayoría, se desprecia todo el texto integro, el destino tal como indica el verso, es la muerte irremediable.

No hemos de portarnos mal para obtener esta muerte eterna, ya estamos todos metidos en ella.


Desglosemos ambas partes del verso;

¿Qué significa la paga del pecado es muerte?

Primeramente debo reconocer que la palabra “pecado” está totalmente en desuso en nuestra sociedad actual y solo aceptada en el ámbito religioso, pero aun así, sigue teniendo un significado muy claro.

Pecado es maldad en todo su contenido.

Pecado es matar, robar, asesinar, y así también lo contemplan nuestras leyes.

Pero pecado delante de Dios también es no perdonar, mantener rencor, hablar falso testimonio, mentir, avaricia, egoísmo, engañar y cualquier cosa que no sea santidad.

Pero estos pecados “menores” no están contemplados en nuestras leyes y son libres de practicarse, reprimidos únicamente por nuestra conciencia.


¿Quién pues no ha pecado nunca?

Visto desde este punto de vista, todos hemos pecado.

Asi pues, dijo Dios:

No hay justo ni aun uno, no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios.

(Romanos 3,10)

El alma que pecare, esa morirá.

(Ezequiel 18,4)

Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios

(Romanos 3, 23)


Vemos que las leyes de Dios son más estrictas que las nuestras.

Contempla lo grave, lo malo y lo leve como una sola cosa, englobándola en la misma palabra: pecado.

Nuestras leyes son mucho más permisivas, pero no por esto mejores.


Cuando Dios hizo al hombre, lo hizo santo. Pero el hombre prefirió tomar otro camino, un camino diferente, en el que incluyó pecado y desobediencia.

Esta decisión le condujo a la separación de Dios, un Dios santo que no puede ver el pecado, ningún tipo de pecado.

Pero este nuevo camino le lleva a un destino inesperado; la muerte.

Este castigo o consecuencia como queramos llamarlo, asi mismo como la separación de Dios, sigue vigente en nuestro mundo de hoy y ahora.


El hombre sigue condenado a la muerte y no a la muerte física que conocemos, sino a la muerte espiritual, la cual es peor.

La muerte espiritual es la segunda muerte, la que hay tras la muerte de nuestro cuerpo físico.

Una muerte que conlleva desilusión, tristeza, angustia y desesperación.

Pero una muerte consciente y con nuestros cinco sentidos útiles.

Este es el destino natural de la raza humana que en su conjunto rechazó a Dios y tomó cada uno su propio camino.

Este es en resumen, la consecuencia del pecado y la separación de Dios.


Pero Dios se entristece por esta situación y por la pérdida de su creación que le ha dado la espalda.

Asi la segunda parte del versículo mencionado, nos ofrece una gran solución.


Aunque dicha solución es válida para toda la humanidad, solo será efectiva para aquellos que quieran aceptarla.


Mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús


Una traducción más asequible y más fácil de entender vendría a decir,

“Pero el regalo de Dios es la vida eterna”.


Este regalo cambia drásticamente este destino que teníamos asignado.

¿Y quien no lo querría?

Como dije antes, es un problema y es una cuestión solo de fe.

No se requieren de estudios, sabiduría, astucia o experiencia.

Solo se pide creer en ello.

Es un regalo que Dios nos dá.

La condenación a la que todos estábamos destinados, se convierte ahora en vida eterna.

Una vida en presencia de Dios. Si esto es lo que buscas, naturalmente.

¿Cuál es pues el requisito?

Creer, pero creer en que, o en quien.


vida eterna, en Cristo Jesús


Poner nuestra mira y objetivos en Cristo Jesús, es el requisito.

Aunque no entendamos bien como funciona este proceso, este es pues el camino y esta es la salvación que la mayoría desprecia.

El tiempo de salvación es aquí y ahora, no después.

Y esta predicación se está practicando y poniendo en uso desde hace muchos siglos. Una predicación criticada y menospreciada por muchos.


Guillermo Blanco 5-12-2010

http://misblogspersonales.blogspot.com/



Morir sin esperanza

Y esa es la triste realidad, que tras la experiencia de algunas personas y lo que nos dice la Biblia, parece que el infierno existe y es real como la vida misma.

Dejame decirte una cosa que quizás te sorprenda o te escandalice; al infierno no van los peores asesinos y los mayores delincuentes de la historia.

Es un lugar donde van a ir la mayoria de las personas.


¿Por qué digo esto, porque soy tan duro, critico y pesimista?

¿En que me baso para hacer estas afirmaciones tan negativas?

No se trata de generar miedos absurdos y fanáticos, ni ideas retrogradas personales.

Se trata de reflejar una parte de lo que los mismos evangelios ya nos advierten desde hace tiempo.

Información que por no ser bien aceptada, se oculta o ignora.


Dejame explicartelo

La Biblia indica que solo hay dos destinos para el hombre y que por sus propios esfuerzos nadie podrá cambiarlo ni evitarlo.

El mensaje de salvación contrapone indudablemente un mensaje de condenación.

El mensaje de salvación y las buenas nuevas de los evangelios no tendrían sentido si el entorno no fuese de condenación.

Si no existiese la condenación como algunos pretenden asegurar, la salvación no tendría ningún sentido.

Por tanto, las buenas nuevas del evangelio que Jesús nos trae, nos recuerdan y nos referencian una situación de peligro en nuestra existencia tras la muerte.

No menospreciemos ni ignoremos la condenación de un infierno, cuando las escrituras constantemente nos hablan de ello.


Pocos buscan a Dios y pocos creen en una salvación.

Una salvación que aunque gratuita para nosotros, mucho le ha costado al Creador.

¿Cómo pretendemos escapar de este terrible destino si la mayoria de las personas ni siquiera creen en Dios?

¿Pretendemos ser aceptados por Dios tras la muerte en nuestra desconsideración e incredulidad?

Incluso el ser religioso, buena persona o miembro de alguna iglesia, no es ninguna garantía para conseguir esa vida eterna.


Jesús dice que la entrada al cielo es como un camino ó una puerta muy estrecha, que pocos encuentran.

Jesús llama “pequeña manada” a los suyos, a los que le aman y le obedecen.

“No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino”.

(Lucas 12, 32)


No habla de una gran humanidad que se salvará, habla de un pequeño rebaño que no por discriminación será pequeño, sino por la incredulidad de la mayoría.

Esa es la triste realidad.


"Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que entran por ella.

Pero ¡qué estrecha es la puerta y qué angosto el camino que lleva a la vida! Y son pocos los que la hallan”.

Mateo 7,13


Esta puerta está al alcance de todos, pero pocos buscan y pocos creen.

Jesús se declara a si mismo como esa puerta estrecha.

Solo hace falta creer y querer.


Hay camino que al hombre le parece derecho, pero que al final es camino de muerte.

(Proverbios 16, 25)


La ciencia, la politica, la música, el humanismo, incluso la religión, son esos caminos que al hombre le parecen buenos y rectos.


Y esta es la gran batalla que se está librando en el otro lado de la vida, sin que nosotros apenas nos percatemos.

Una pugna entre Dios y el diablo por recuperar cada uno y para su bando el mayor número de humanos.

“Porque nuestra lucha no es contra sangre ni carne, sino contra principados, contra autoridades, contra los gobernantes de estas tinieblas, contra espíritus de maldad en los lugares celestiales”

(Efesios 6, 12)


“Os digo que del mismo modo hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente.”

(Lucas 15, 10)


Es una pena vivir una vida sin conocimiento ni consideración en el más allá y que inconscientemente pensemos que siempre vamos a estar aquí.

En algunos casos y en algunas situaciones de nuestra vida, vivimos de forma desenfrenada, cuando nuestra vida la mayoría de las veces se aguanta por un hilo.

Un hilo tan fino que nuestra seguridad en la vida se desvanece en algunas ocasiones.


Morir sin esperanza y morir sin una seguridad de a donde vas a ir cuando mueras. Sin tener una información de lo que te va a ocurrir.

Sin tener en cuenta la eternidad que te espera.

La vida es un tiempo valioso y relativamente corto.

¿Vale la pena acogerse a ideas materialistas y evolucionalistas que a ningún lado nos llevarán?

La muerte es un proceso natural que se vive y experimenta en soledad y ninguna de esas teorias nos van a ayudar cuando llegue el momento.

Siento rebatir alguna de esas ideas, pero no creo que tras la muerte desaparezcamos en la nada.


Siento ser tan duro con este pensamiento que te muestro, pero estoy cansado de ver teorias religiosas agradables, fraternales, que suavizan el mensaje, cuando pienso en la cantidad de personas que se están perdiendo cada dia, y que no van a tener vida la vida eterna tal como Jesús promete.


Pongo mi fe en la doctrina de Jesús no en los hombres y a veces la dureza del mensaje nos lleva a suavizarlo.

Muchas veces ponemos nuestra fe en las personas y no en Dios y esta es una de las razones por las que nos decepciona lo que llamamos “religión”.


Cuando Jesús vino a este mundo, vino a morir y no fue ningún accidente.

Sabía que venía a esto y fue un momento muy difícil para él.

Siendo Dios, se hizo hombre y se convirtió en humano para consumar y pagar los pecados de todo el mundo.

Nosotros no podemos pagar nuestros pecados ni nuestras culpas.

No tenemos suficiente capacidad.


La Biblia dice que "no hay justo ni aun uno, no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios.

Todos se apartaron, a una fueron hechos inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno".

Romanos 3,10


Si nuestras buenas obras fuesen suficientes, ¿para que pues vino Cristo?.

No es nuestra bondad que nos puede llevar hasta él, sino nuestra fe.


Mira este ejemplo.

Nos estamos ahogando en el mar y pretendemos salvarnos dando manotazos en el mar, pero nos vamos a cansar y finalmente moriremos.

Por muy bien que nademos, (por muy bien que nos portemos, en el simil) no vamos a salvarnos. Estamos en un gran océano.

Solo el agarrarnos a una cuerda que Dios nos ofrece, podremos salvarnos.

No hay otra forma, dice la Biblia.


Dios es amor, pero creo que piensas que estoy mostrándote un Dios cruel, y no es asi.

Esa cuerda que nos extiende, es su amor, no su castigo.

Nuestras grandes dotes de natación, aunque no lo creas, no nos sacará de esta situación. Y aunque la mayoría de las personas no se percatan de que se están hundiendo, esa es la realidad.


Ese ejemplo creo te servirá para entender lo que quiero decirte.

Dios se convierte en humano para extendernos esa cuerda. No va a servir de nada el nadar estupendamente. Nada todo lo bien que quieras, pero cógete a la cuerda.


Dios no es una mala persona si nos condenamos.

Lo que Dios no podrá hacer nunca, es obligarte a salvarte.

No le culpemos si nos estamos hundiendo.


El nadar muy bien en este ejemplo simboliza el portarse muy bien, el ayudar a los demás, el ser buena persona, esto que se justifica muchas veces y por muchas personas como suficiente para ir al cielo.

Todo esto está muy bien, pero si no te coges a la cuerda, de nada te va a servir.

Y la cuerda en este ejemplo, es Jesucristo.


Dios es amor pero también es justicia.

Ambas caracteristicas conviven en una perfección que a veces no entendemos.

No ignoremos nuestra verdadera situación intentando fabricar o idealizar un Dios a nuestra medida y a nuestras conveniencias con afirmaciones tales como "todo el mundo es bueno" o "al final todos seremos salvados" o “Dios no haría nunca tal cosa”.


¿Un Dios que condena?

Dios no es un Dios que condena a la mayoria de la humanidad.

La realidad es otra.

La humanidad ya está condenada.

Es precisamente Dios quien quiere rescatarla.

Es Dios quien nos hecha una mano.

Es Dios a través de su Hijo Jesús quien planifica este rescate.

No es un Dios vengativo como algunos pretenden ver, sino un Dios de amor.



¿Porqué pues estamos condenados?

Pero Dios es también un Dios de justicia que no permite el pecado, que no acepta en su reino la maldad, la mentira, el orgullo, el egoismo, la avaricia, la incredulidad, la cobardía.

Esta es la razón por la cual ya estamos condenados.

Porque nadie ha conseguido vivir en santidad, y la justicia de Dios nos excluye de su reino.

"La paga del pecado es la muerte" dice la Biblia y ese es ya nuestro destino, de nuestros antepasados y de nuestra desdendencia.


¿Hay entonces alguna solución?

Si la hay.

La misma escritura y el mismo texto lo indica a continuación;

..."pero el regalo de Dios es vida eterna en Cristo Jesús".

Esta es la solución y no se necesita nada más.


¿Y como se hace esto?

Cristo es la solución, pero el proceso para alcanzar la salvación es el arrepentimiento.

Un arrepentimiento que siempre es válido aquí.

Un arrepentimiento que borra nuestro pasado, nuestras maldades, nuestros pecados, nuestros errores.

Un arrepentimiento que funciona siempre que nuestra intención sea verdadera, sincera y deseemos superar nuestro pasado.


¿Cómo saber si estamos en el buen camino?

El primer indicio para saber si estoy en el buen camino es la inquietud.

Tu inquietud delata una inseguridad y un deseo de búsqueda y eso es bueno.

Eso es el principio.

Las personas que se consideran buenas, que sus buenos actos son suficientes, que no hacen mal a nadie y con esto ya les basta (y ésta es una opinión bastante corriente), están en el camino equivocado.

Jesús dijo: no he venido a buscar a justos sino a pecadores.

Jesús hablaba y se relacionaba con todas las clases sociales de su época, pero en especial con la clase marginada.




Guillermo Blanco 21-11-2010

http://misblogspersonales.blogspot.com/



La Biblia

La Biblia es para mi un libro sagrado, inspirado por Dios y escrito por sus profetas y apóstoles.
La Biblia acabó de escribirse sobre el año 96dc de nuestra era.
En ella participaron reyes, profetas, pastores, pescadores, recaudadores, médicos y labradores.
En ella se habla de historia, profecías, poesía, biografías, vida de Jesús, consejos y conducta cristiana.
Biblia significa "libros" y en ella hay un total de 66 libros.
Básicamente se divide en dos partes: el antiguo testamento (AT) y el nuevo testamento (NT).
El antiguo testamento tiene 39 libros y habla de la historia del pueblo de Israel.
El nuevo testamento tiene 27 libros y habla de la vida de Jesús y las cartas a las iglesias.
Aunque se divida en antiguo y nuevo testamento, la Biblia es un conjunto de libros independientes escritos con un Espíritu común y que en la mayoría de los casos sus escritores no se conocían entre ellos.
La Biblia tardó un tiempo de 1600 años en escribirse.
El primer libro es el Genesis y el último el Apocalipsis.
En el centro de la Biblia se encuentra el libro de los Salmos.
Para una mejor localización de los textos, la Biblia se divide en capítulos y a si mismo en versiculos.
El capitulo más largo de la Biblia es el Salmo 119.
El capitulo más corto de la Biblia es el Salmo 117.
Aunque la Biblia tuvo 40 escritores, el autor siempre fue el mismo; Dios.
Las lenguas en las cuales se escribieron los textos originales fueron tres:
Hebreo, arameo y griego.
La Biblia fue escrita en los paises de Mesopotamia, Babilonia, Grecia, Judea, Arabia, Siria, Roma y Patmos.
Fue impresa por primera vez en Alemania en el año 1450 por Gutenberg.

Distribución de los libros que la componen.

Pentateuco. (5 libros) Genesis, Exodo, Levitico, Números y Deuteronomio.
Escrito probablemente por Moisés, habla de la creación del mundo, el diluvio, los patriarcas, la creación del pueblo de Dios, la esclavitud en Egipto, la liberación y la Ley dada por Dios.
Libros Historicos. Josué, Jueces, Rut, Samuel, Reyes, Cronicas, Esdras, Nehemías, y Ester.
Escritos por varios profetas, hablan desde la llegada del pueblo de Dios a la tierra prometida (Canaan), hasta la restauración del primer templo.
Libros Poeticos Job, Salmos, Proverbios, Cantares y Eclesiastes.
Escritos por David y Salomón.
Libros Profeticos Están divididos en profetas mayores y profetas menores.
Profetas Mayores: Isaias, Jeremias, Ezequiel, Daniel y Lamentaciones.
Profetas Menores: Oseas, Joel, Amós, Abdias, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarias y Malaquias.
Apocalipsis: escrito por el apostol Juan durante su exilio en la isla de Patmos.
Evangelios. La historia de Jesús, su vida, ministerio, muerte y resurección. Mateo, Marcos, Lucas y Juan.
Cartas de Pablo, escritos de Pablo dirigidos a las iglesias:
Romanos, Corintios, Galatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, Tesalonicenses, Timoteo Tito, Filemón y Hebreos.
Epistolas, cartas o escritos de otros apóstoles.
Hechos, Santiago, Pedro, Juan, y Judas.


De que hablan algunos de estos libros?

Genesis, de la creación del mundo: desde Adán hasta José.
Exodo, comprende la vida de Moisés y las doce tribus de Israel.
Desde la esclavitud del pueblo de Dios, la liberación y la entrada a la tierra prometida.
Levitico, las leyes dadas por Dios a Israel.
Josué, la conquista de Canaan, la tierra prometida.
Job, una prueba que recibe Job como fidelidad a Dios.
A Satanás se le permite maldecir a su siervo para ponerle a prueba.
Proverbios, sabios consejos.
Isaias, profecías sobre la primera venida de Jesús.
Daniel, cuatro judios exiliados en Babilonia durante el cautiverio de Israel.
Dios muestra su poder al rey Nabucodonosor a través de su siervo Daniel.
Dios muestra los cuatro imperios futuros que dominarían la tierra.
Apocalipsis, escrito por el apostol Juan en la isla de Patmos y habla del fin del mundo y de la segunda venida de Jesús.

Traducciones de la Biblia
La Septuginta 250AC
La Vulgata 150DC
Juan Lopez 1490DC
Vita Cristis 1530DC
Biblia Alemana 1534DC
Juan de Valdes 1534DC
Francisco Encinas 1543DC
Casiodoro de Reina 1569DC
Cipriano de Valera 1602DC
Biblia de Jerusalén
Nacar colunga (tradución catolica)
Reina Valera (editorial Clie)

¿Que son los libros apocrifos o deuterocanonicos?
Apocrifo significa escondido.
Son libros del AT no reconocidos por el canon hebreo oficial y no admitidos por la iglesia primitiva.
Deuterocanonico fue denominado por los teologos catolicos y significa secundariamente canónicos.
¿Cuales son estos libros?
Tobias, Judit, Macabeos, Sabiduria, Eclesiastico y Baruc.
¿En donde se encuentran?
En la Biblia católica. Todos ellos en el Antiguo Testamento.

Veracidad de la Biblia
Algunas personas y creyentes fieles en esta doctrina, ponen en duda y en cuestión temas como:
No toda la Biblia fue inspirada por Dios. Hay temas que fueron escritos por hombres y añadidos al canon bíblico.
Hay traducciones dudosas que interfieren en el verdadero significado del mensaje.
Hay porciones de la escrtitura que solo fueron costumbres de aquella época y nada tienen que ver con nosotros.
Hay palabras incorporadas fuera de la inspiración para completar un determinado mensaje y significado.
Otros buscan y parece que encuentran contradicciones en textos diferentes.

La Biblia es la palabra de Dios y para Dios ha sido la forma más directa por la cual se comunica con el hombre para manifestar sus pensamientos.
Es incoherente pensar que un Dios capaz de crear todo un universo estable y perfecto, crear una planta desde una pequeña semilla, crear un ser humano con detalles tan perfectos y elaborados, se le puedan escapar errores de traducción en su escritura dada al hombre y que permanezcan siglos y siglos sin poder poner remedio.
Lo que hay en la Biblia está porque Dios lo ha permitido, no porque algo se le ha olvidado.

Incluso dentro de temas polemicos y poco comentados, muchas comunidades evitan su divulgación como si fuesen dudosos o como recortando un evangelio a nuestra medida.
La Biblia no está para que la juzguemos o la critiquemos.
Haciendo esto, estamos poniendo en duda la propia palabra de Dios.
El proposito de la Biblia es transmitirnos información historica, apoyo moral, visión de futuro, madurez, advertencias y sobre todo esperanza de salvación.
¿Que libro ha sido capaz de sobrevivir 3600 años hasta la fecha bajo numerosos intentos de eliminación?. La Biblia se escribió en 1600 años y perdurando 2000 años mas hasta la actualidad.

Dos textos Biblicos muestran su perdurabilidad y la culpabilidad para los que la transgiversan.

"El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán" (Mateo 13, 31)
La palabra de Dios permanecerá inalterable aún si el cielo y la tierra desapareciesen.

"Si alguno añade a estas cosas ..... o quite de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida". (Apocalipsis 22, 18-19)


Preguntas curiosas contenidas en las historias bíblicas

¿Cual fue el primer hombre y mujer que Dios creo?
Adán y Eva

¿Quién fue el hombre que más años vivió?
Matusalém. 969 años (Genesis 5, 27)

¿Porqué Dios envió el diluvio y cuanto tiempo duró?
"Y vió Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.
Y se arrepintió Jehová de haber hecho al hombre en la tierra y le dolió en su corazón.
(Genesis 6,5)
Estuvo lloviendo durante 40 dias (Genesis 7,17-23)
Las aguas permanecieron todavía 150 dias (Genesis 7,24)

¿Cuántos años vivia la gente antes y después del diluvio?
Antes del diluvio entre 800 y 1000 años y después 120 años (Genesis 6, 3)

¿Qué patriarcas conocidos vivieron a partir del diluvio?
Noé, Abraham, Isaac, Jacob, Moisés

¿Quien fue el hombre más fuerte?
Sansón, él solo mató a mil filisteos.
"Y hallando una quijada de asno fresca aún, extendió la mano y la tomó y mató con ella a mil hombres"
(Jueces 15, 15)

¿Quien fue el hombre más sabio?
Salomón

¿Qué personas no conocieron la muerte?
Enoc y Elías

Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios” (Hebreos 11,5)

Y Elias subió al cielo en un torbellino… viendolo Eliseo, clamaba … y nunca más le vió (2ª Reyes 2, 11)


¿Cuales fueron las pruebas más difíciles de soportar?
-Jesús en la cruz.
-Dios le pidió a Abraham el sacrificio de su unico hijo.
-Job de ser rico y poderoso, sufrió una prueba de pobreza y enfermedad.

¿De donde nace pueblo de Israel?
De Abraham, en Ur de los caldeos. (Genesis 11, 27)

¿Quién estuvo en un horno de fuego y no murió?
Los tres compañeros de Daniel: Sadrac, Mesac y Abednego. (Daniel 3,23)

¿Quién estuvo en el interior de una ballena?
Jonás. (Jonás 1, 15-17)

¿A quien pertenecía un asno que hablaba?
De Balaam (Numeros 22,28)

¿Quién hacía ganar la batalla mientras mantenía sus brazos en alto?
Moisés (Exodo 17,11)

¿Quién hizo parar el sol?
Josué (Josué 10,13)

¿Quién vió a dos personajes con 1000 años de antiguedad?
Pedro, Jacobo y Juan vieron a Moisés y Elías en la transfiguración. (Mat 17,1-5)

¿Cuántos años vivió Jesús?
33 años

¿De donde salieron los nombres de las 12 tribus de Israel?
De los hijos de Jacob

¿Cuáles eran los nombres de esas tribus?
Rubén, Simeón, Leví, Judá, Isacar, Zabulón, Dan, Neftalí, Gad, Aser, Manasés y Efraín.

¿De donde provienen esas tribus?
Jacob tuvo doce hijos. De su primera esposa Lea tuvo a Rubén, Simeón, Leví, Judá, Isacar y Zabulón. También tuvo a su única hija Dina.
De Bilha, sierva de Raquel, tuvo a Dan y Neftalí.
De Zilpa, sierva de Lea, tuvo a Gad y Aser.
Por último, de su esposa favorita, Raquel, tuvo a José y Benjamín.
(Genesis 30 y Genesis 35, 22-26)

¿Cómo se llamaban los 12 apostoles?
Simón, apodado Pedro.
Andrés, hermano de Pedro.
Jacob, Jacobo, Santiago el hijo de Zebedeo o Santiago el Mayor.
Juan, el menor de los doce, también hijo de Zebedeo (por tanto, hermano de Santiago el Mayor).
Felipe de Betsaida.
Bartolomé, llamado también Natanael de Caná.
Tomás (llamado Dídimo o Mellizo).
Mateo, el publicano (recaudador de impuestos para los invasores romanos).
Santiago el Menor o Santiago el de Alfeo.
Judas Tadeo.
Simón el Cananeo, el Celador o Zelote (guerrillero).
Judas Iscariote. Judas, a causa de su traición a Jesús, se ahorco (de acuerdo a Mateo 27:5 y Hechos 1:18) y a raiz de esto se escogió a Matías como su reemplazo.
Matias, el sucesor de Judas, elegido a la suerte en el monte de la sangre, Cito, Hechos 1, 12-26
(Mateo 10, 2)

Personajes bíblicos que tuvieron dos nombres
Sara / Sarai
Abram / Abraham
Saulo / Pablo
Jacob / Israel

Construcciones del templo de Jerusalén
1º TEMPLO construido entre el 967 y 960 AC por Salomón (1ªReyes 6)
Destrucción por Nabucodonosor (2ª Reyes 25, 9)

2º TEMPLO construido entre 520 y 515 AC por Esdras (Esdras 1,1-4 y Es. 6)
Reconstrucción por Herodes 20 a 19 AC
Destrucción por Tito y las tropas romanas en el año 70 DC. (La diaspora)
(Lucas 21, 24)

3º TEMPLO profecía de construcción (Jeremias 30, 18) (Ezequiel 40 a Ez 48)
Destrucción en la época del anticristo (Apocalipsis 11, 1-2)

Cautiverios del pueblo de Israel
430 años de esclavitud en Egipto en el año 1700ac (Genesis 15,13-16)
40 años en el desierto hacia la tierra prometida (Hechos 7,36)
70 años en cautivos Babilonia (Jeremias 25, 11)
1900 años esparcidos por todas las naciones hasta mayo 1948 (la diaspora)

Orden de los libros bíblicos
Genesis, Exodo, Levítico, Números, Deuteronomio, Josué, Jueces, Rut, 1ª Samuel, 2ª Samuel, 1ª Reyes, 2ª Reyes, 1ª Cronicas, 2ª Cronicas, Esdras, Nehenías, Esther, Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantares, Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Ezequiel, Daniel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías, Malaquías.

Mateo, Marcos, Lucas, Juan, Hechos, Romanos, 1ª Corintios, 2ª Corintios, Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, 1ª Teslonicenses, 2ª Teslonicenses, 1ª Timoteo, 2ª Timoteo, Tito, Filemon, Hebreos, Santiago, 1ª Pedro, 2ª Pedro, 1ª Juan, 2ª Juan, 3ª Juan, Judas, Apocalipsis.

Genealogía Biblica de Adán a Jesús

Adan, Eva, Set, Enos, Cainan, Mahalaleel, Jared, Enoc, Matusalem, Lamec, Noe, Sem, Arfaxad, Sala, Heber, Peleg, Reu, Serug, Nacor, Taré, Abraham, Isaac, Jacob, Judá, Fares (de Tamar), Hesrón, Aram, Aminadab, Najson, Salmón, Boaz (de Rajab), Obed (de Rut), Isaí, David (rey), Salomón, Roboam, Abías, Asa, Josafat, Joram, Uzías, Jotam, Acaz, Ezequías, Manasés, Amón, Josías, Jeconías (deportación a Babilonia), Salatiel, Zorobabel, Abiud, Eliaquim, Azor, Sadoc, Aquim, Eliud, Eleazar, Matán, Jacob, José (marido de María), Jesús (llamado el Cristo).

14 generaciones desde Abraham hasta David.

14 generaciones desde David hasta la deportación a Babilonia.

14 generaciones desde la deportación a Babilonia hasta el Cristo.





Guillermo Blanco 12-9-2010

La Segunda Venida de Cristo

La Segunda Venida de Cristo anunciada y profetizada desde hace siglos en la Biblia al igual que la primera venida (la cual se produjo en el año cero de nuestra era), tendrá su momento en los tiempos finales de esta generación.

La Segunda Venida se producirá como solución irremediable y caótica que se vivirá en nuestro mundo.

El propio Jesucristo anunció a través de sus ángeles de este hecho cuando resucitaba.

"Y como ellos estaban fijando la vista en el cielo mientras él se iba, he aquí dos hombres vestidos de blanco se presentaron junto a ellos, y les dijeron: Hombres galileos, ¿por qué os quedáis de pie mirando al cielo? Este Jesús, quien fue tomado de vosotros arriba al cielo, vendrá de la misma manera como le habéis visto ir al cielo".

(Hechos 1,10-11)


Así como su primera venida se produjo naciendo en un establo humilde, su próxima venida será gloriosa y con poder, donde todo ojo le verá.

"Porque así como el relámpago sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será la venida del Hijo del Hombre.

Porque donde esté el cadáver, allí se juntarán los buitres.

Pero inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor. Las estrellas caerán del cielo y los poderes de los cielos serán sacudidos.

Entonces se manifestará la señal del Hijo del Hombre en el cielo, y en ese tiempo harán duelo todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria.

El enviará a sus ángeles con un gran sonar de trompeta, y ellos reunirán a los escogidos de él de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro."

(Mateo 24, 27-31)


Poco tiempo antes de su Segunda Venida, se producirá una llegada secreta y repentina del mismo Jesús, que sin tocar tierra y manteniendose en el aire, rescatará o arrebatará a los suyos, a los que le aman y esperan.

Este suceso misterioso se le conoce como rapto o arrebatamiento y muchos cristianos informados en las Sagradas Escrituras, lo conocen.

Este es un evento que por la proximidad con la Segunda venida de Cristo, muchas veces se confunde y se considera un solo hecho.


"Pues os decimos esto por palabra del Señor: Nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, de ninguna manera precederemos a los que ya durmieron.
Porque el Señor mismo descenderá del cielo con aclamación, con voz de arcángel y con trompeta de Dios; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
Luego nosotros, los que vivimos y habremos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes, para el encuentro con el Señor en el aire; y así estaremos siempre con el Señor.
Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.
Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, hermanos, no tenéis necesidad de que os escriba.
Porque vosotros mismos sabéis perfectamente bien que el día del Señor vendrá como ladrón de noche.
Cuando digan: "Paz y seguridad", entonces vendrá la destrucción de repente sobre ellos, como vienen los dolores sobre la mujer que da a luz; y de ninguna manera escaparán".

(1ª Tesalonicenses 4, 15)


Entre el arrebatamiento y la Segunda venida, habrá un tiempo de tres años y medio llamado "La Gran Tribulación", descrita con mas detalle en el libro del apocalipsis.

Asi el rapto es un rescate de la verdadera iglesia para evitar vivir por la peor etapa que la tierra conocerá.

"Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero".
(apocalip 3, 10)


Estas son las palabras y advertencias de Jesús relacionadas con este tema:


"Estando él sentado en el monte de los Olivos, sus discípulos se acercaron a él aparte, y le dijeron: Dinos, ¿cuándo sucederán estas cosas? ¿Y qué señal habrá de tu venida y del fin del mundo?
Respondió Jesús y les dijo: Mirad que nadie os engañe;
porque muchos vendrán en mi nombre diciendo: "Yo soy el Cristo", y engañarán a muchos.
Oiréis de guerras y de rumores de guerras. Mirad que no os turbéis, porque es necesario que esto acontezca; pero todavía no es el fin.
Porque se levantará nación contra nación y reino contra reino. Habrá hambre y terremotos por todas partes.
Pues todas estas cosas son principio de dolores.
Entonces os entregarán a tribulación y os matarán, y seréis aborrecidos por todas las naciones por causa de mi nombre.
Entonces muchos tropezarán; y se traicionarán unos a otros, y se aborrecerán unos a otros.
Muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, se enfriará el amor de muchos.
Pero el que persevere hasta el fin será salvo.
Y este evangelio del reino será predicado en todo el mundo para testimonio a todas las razas, y luego vendrá el fin.
Por tanto, cuando veáis establecida en el lugar santo la abominación desoladora, de la cual habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea huyan a los montes.
El que esté en la azotea no descienda para sacar algo de su casa y el que esté en el campo no vuelva atrás a tomar su manto.
¡Ay de las mujeres que estén encintas y de las que críen en aquellos días!
Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en sábado;
porque entonces habrá gran tribulación como no ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni habrá jamás.
Si aquellos días no fuesen acortados, no se salvaría nadie; pero por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.
Entonces, si alguien os dice: "Mirad, aquí está el Cristo", o "Está acá", no le creáis.

Porque se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y darán grandes señales y maravillas de tal manera que engañarán, de ser posible, aun a los escogidos.

¡Mirad! Os lo he dicho de antemano.

Así que, si os dicen: "Mirad, está en el desierto", no salgáis; o "Mirad, está en las habitaciones interiores", no lo creáis.

Porque así como el relámpago sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será la venida del Hijo del Hombre.

Porque donde esté el cadáver, allí se juntarán los buitres.

Pero inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor. Las estrellas caerán del cielo y los poderes de los cielos serán sacudidos.

Entonces se manifestará la señal del Hijo del Hombre en el cielo, y en ese tiempo harán duelo todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria.

El enviará a sus ángeles con un gran sonar de trompeta, y ellos reunirán a los escogidos de él de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

De la higuera aprended la analogía: Cuando su rama ya está tierna y brotan sus hojas, sabéis que el verano está cerca.

Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, sabed que está cerca, a las puertas.

De cierto os digo que no pasará esta generación hasta que todas estas cosas sucedan.

El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Pero acerca de aquel día y hora, nadie sabe; ni siquiera los ángeles de los cielos, ni aun el Hijo, sino sólo el Padre.

Porque como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.

Pues como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en casamiento hasta el día en que Noé entró en el arca, y no se dieron cuenta hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre".

(Mateo 24)



Guillermo Blanco 12-9-2010