Páginas vistas en total

La mentira



Nuestra mente es un recinto privado totalmente hermético del cual disponemos todos.
En él guardamos los pensamientos mas ocultos y nadie nos los puede arrebatar.
Solo bajo amenazas de tortura y en épocas de guerra, se han podido extraer estos pensamientos, secretos y claves.

Pero en época de paz es una zona a la cual nadie tiene acceso.
Solo Dios puede acceder a nuestra mente y eso mientras no se descubra algún ingenio tecnológico capaz de penetrar.

Muchas veces engañamos o mentimos a amigos, compañeros o familiares y si lo hacemos bien, puede que nunca se enteren.
Incluso hay personas que actúan como actores creando un ambiente de verdad.
Algunas veces he sido testimonio de casos asi y realmente cuando descubres la verdad, te quedas muy sorprendido de cómo has podido caer tan fácilmente.
Son especialistas de la mentira.
Pero más pronto o mas tarde, esas personas son descubiertas.
Hay un refrán que dice que se coge antes a un mentiroso que a un cojo.
Y como buenos especialistas de la mentira no hay tantos, a la larga o a la corta son descubiertos.

He sido testigo también de personas por las cuales pondrías la mano en el fuego como se suele decir o bien pondrías toda tu confianza en ellos y finalmente con los años descubres lo que no era.
Te decepciona mucho y casi pierdes la confianza en cualquier persona.

Pero a Dios no se le puede engañar y eso no parece entenderlo todo el mundo.
Muchas personas piensan que sus mentiras nunca serán descubiertas.
Ingenuos!
En la mayoría de casos son descubiertas por sus mismos compañeros.
Y en el caso que jamás se descubra, Dios los juzgará.

A Dios nada se le pasa por alto.
Puedes estar seguro.

El robo suele ser un "pariente cercano de la mentira"
Suelen ser actos despreciables que diferenciándose en la adquisición de un botín material, sigue siendo un engaño y un acto que se gesta en un corazón de pecado.


Luego están las mentiras piadosas, esas mentiras que por ser piadosas, no dejan de ser mentiras.
Ellas pretenden no hacer daño a los demás con cuentos fantásticos o con historias que desvirtúan la realidad.
¿Te imaginas un mensaje de Dios aconsejándonos pecar un poco, sin pasarnos mucho?

La verdad siempre es la verdad, aunque no beneficiemos a terceros o nos perjudiquemos a nosotros mismos.
En muchos casos puedes mantener silencio como una alternativa antes que mentir.

Recuerda que Satanás, ese ángel caído que tanto mal ha hecho a la humanidad, se le llama "padre de la mentira".

¿Cómo engañó Satanás a Adán y a Eva en la antigua historia del paraíso del conocido libro del Génesis?
Primero escogió a Eva la mujer, porque sabía que era más fácil de engañar.
Luego mezcló en su propuesta una parte de verdad, con una parte de mentira.
"Si coméis la manzana no moriréis (mentira)."
"Si coméis la manzana seréis como Dios conociendo el bien y el mal (cierto)."

¿Cómo engañará Satanás en un futuro a la población mundial cuando se le permita actuar?
Se hará pasar delante de los judíos como el Cristo esperado.
Mostrará grandes enigmas y milagros de forma que engañará al mundo entero.

El cristiano verdadero sabe que la sinceridad delante de Dios es primordial.
Esta actitud crea también una sinceridad y honestidad entre las personas que le rodean.

La mentira en cualquier caso es abominable delante de Dios y no hay justificación alguna que pueda disculparla.
Deshazte de este vicio que produce hábito y no te va a beneficiar en nada.


Guillermo Blanco 30-7-2012