Páginas vistas en total

Que creemos los protestantes


Nosotros los protestantes y también llamados evangélicos, procedemos de la misma iglesia católica, una iglesia que tiene sus orígenes en el cristianismo de la época de Jesús cuando comenzaron a formarse las primeras comunidades cristianas en el primer siglo.


La pureza de esa iglesia primitiva fue desvaneciéndose a través de los siglos y en especial cuando obtuvo el apoyo del estado a partir del tercer siglo.

Empezaron las cruzadas y todo tipo de abusos que apoyados por una religión totalitaria, se cometían en toda Europa.


En el siglo 15 y a causa de las aberraciones doctrinales, Lutero inició en Alemania la Reforma protestante, que fue seguida en Francia y Suiza.


Los protestantes protestaron como su nombre indica, contra la institución papal y una serie de errores de doctrina que no correspondían con la fe primitiva.

La iglesia católica predicaba las indulgencias, un cobro a sus fieles para garantizar la entrada en el cielo de sus familiares fallecidos.


Así y desde este momento se fracturó esta unidad religiosa en Europa, provocando un cisma.


Principalmente las diferencias que existen entre católicos y protestantes son las siguientes:


Los protestantes creemos en la salvación del alma a través de la fe en Jesucristo.

La iglesia católica inculca a sus fieles la salvación a través de las buenas obras para alcanzar la entrada en el cielo.


Los templos evangélicos están exentos de todo tipo de imágenes que puedan representar personajes y santos.

En tal caso y en los frontales de nuestros templos pueden apreciarse algunos textos bíblicos, algún símbolo y como mucho una cruz vacía.


Los protestantes creemos en la virgen María, pero nunca María fue puesta en un pedestal como motivo de adoración, ni por encima del mismo Jesucristo, creyendo que María fue solo un instrumento que Dios eligió para la venida y nacimiento de Jesucristo.


Los protestantes no creemos en los santos ni celebramos el típico santoral anual.

La biblia dice que de santos no hay ni uno, aunque si personas que han alcanzado una pureza de vida superior.

En tal caso, eso no es motivo por nuestra parte de una adoración hacia esas personas ya fallecidas que vivieron siglos atrás.

La idolatría es algo que Dios condena y que podemos ver en los errores que el antiguo pueblo de Israel cometía al respecto.


Los protestantes creemos en la comunión directa con Dios a través de Jesucristo como único intermediario para la confesión de nuestros pecados.

No creemos en la validez de un cura para realizar tal confesión, siendo los curas personas como nosotros con los mismos defectos.


Los protestantes no tenemos papa ni cabeza de iglesia, siendo Jesucristo nuestro único representante.

No creemos que ninguna persona humana con defectos como todo el mundo deba representar a Dios aquí en la tierra.


Tampoco creemos en un purgatorio como lugar de purificación y de espera entre la vida y el cielo, donde dependiendo de nuestros pagos u oraciones, nuestro familiar pueda alcanzar un destino mejor.



Guillermo Blanco 4-9-2011

http://misblogspersonales.blogspot.com/