Páginas vistas en total

El gran amor de Dios



¿Tenemos noción de ese gran amor que procede de Dios?
¿Pensamos que Dios es un Dios violento y vengativo o pensamos que es un Dios de amor?

Hay un verso bíblico muy básico y elemental que dice “Dios es amor
No que en algunas ocasiones y cuando está de buen humor, desprende un amor especial.
Él es siempre amor.
Su naturaleza es ésta.
Una naturaleza muy diferente a la nuestra.
Nuestra naturaleza depende de como sea nuestro estado de animo, estaremos irritables, furiosos, tranquilos o amables.

Dios siempre es el mismo y no cambia a través de los siglos o los milenios.
Y esa naturaleza pertenece tanto a Dios Padre, como a su Hijo Jesucristo al cual conocimos en los relato de la historia bíblica.
Y a través de esa historia bíblica podemos conocerlo mejor.
Como fue y como actuaba.

Dios en su infinita sabiduría, no tiene que aprender más, porque todo lo sabe y lo conoce todo.
Pero en su existencia eterna, toma la actitud de amar.
Amar a su creación y a sus criaturas.
Criaturas celestes y criaturas terrenas.

Y en su correspondencia, sus seres creados lo aman, lo adoran y lo alaban.
Y esta es la reciprocidad de creador y criaturas.
Un estilo de vida basado en el amor.

Pero no ocurre asi en la tierra con los humanos.
Que desde el principio se han desentendido de Dios.
A través de los siglos y miles de años que el hombre evoluciona sobre la tierra a alcanzado mejoras técnicas, pero no mejoras humanas.
Solo tienes que ver las noticias y darte cuenta de lo mal que va el planeta a pesar de la evolución tecnológica.

La corrupción está a la orden del dia en muchos de los políticos.
Las desigualdades también son evidentes. Unos mueren de hambre y otros mueren por enfermedades producidas por la obesidad.
Unos viviendo sin techo y otros con varias mansiones.
¿Como vamos a alcanzar la perfección por este camino de actitudes egoístas y poco honestas?
Dios nos envia un mensaje de amor necesario para la convivencia y armonía.
Y este mensaje llamado evangelio debe expandirse por el mundo.
Esta es la misión del cristiano o del que dice llamarse cristiano.

La actitud de amor en Dios va unida a una característica de justicia.
Pero esa justicia conlleva castigo cuando la paciencia de Dios se agota.

Yo soy Jehovah tu Dios, un Dios celoso que castigo la maldad de los padres sobre los hijos, sobre la tercera y sobre la cuarta generación de los que me aborrecen.
Pero muestro misericordia por mil generaciones a los que me aman y guardan mis mandamientos.
Exodo 20, 5-6

El amor se sustenta si hay justicia y la justicia es necesaria para la convivencia.



Guillermo Blanco 1-6-2012