Páginas vistas en total

Un Dios todopoderoso



¿Te has dado cuenta lo que significa esta expresión?

Dios lo sabe todo, lo puede todo, lo conoce todo, está en todas partes al mismo tiempo.
Conoce el pasado, conoce el presente y conoce el futuro.
Sabe lo que has hecho en tu vida pasada y sabe lo que harás, lo hagas como lo hagas y te propongas como te lo propongas.
Conoce tus pensamientos más escondidos y los pensamientos que vas a tener de aquí poco.

Dios no está sujeto al tiempo.
Para Dios un dia es como mil años y mil años es como un dia.

Dios no necesita experimentar para conocer más misterios, tal como nos ocurre a nosotros los humanos. Dios ya lo sabe todo.
Dios no necesita evolucionar más, ni necesita más tiempo para mejorar.
Dios no cambia y siempre es el mismo.

Y algo que siempre me ha llamado la atención desde un punto de vista humano, sujeto a un tiempo terrestre y material, es:
Dios no ha nacido nunca.
Dios no ha tenido un principio.
Dios siempre ha existido.
Dios nunca morirá.

Para nosotros estos conceptos se nos escapan de la mente, cuando nos basamos en el tiempo como un camino que transcurrimos ayer en el pasado, un tiempo que estamos caminando ahora mismo y un tiempo que aun deberemos caminar de aquí cinco minutos, una hora o un dia y que depende de nuestras decisiones y actos para que ese nuevo camino futuro tome una forma u otra.

Dios no es resultado de un big band cósmico, ni de una casualidad, ni de una mezcla química, ni de una generación perdida de superhombres, ni de un proceso de evolución de neuronas espirituales que alcanzaron la perfección.

Nos resulta muy extraño vivir fuera del tiempo cuando nuestro concepto de vida está basado en el pasado, presente y futuro.
No estamos preparados para asimilar tal dimensión.
Y seguramente que tal dimensión es mejor que la nuestra.
Seguramente la vida del espíritu en la cual se mueve Dios, es mucho mejor y mas agradable y evolucionada que la nuestra.
Nuestra materia degenera con el tiempo, sea la materia que sea.

Aunque nos definimos también como espíritus, estamos dentro de cuerpos materiales que nos proporcionan placer y también dolor.
Cuerpos a los que hemos de alimentar para mantener con vida.
Cuerpos que si por alguna razón mueren, liberan nuestra alma y espíritu como un globo al que un niño deja ir su cuerda y asciende hacia arriba.
Cuerpos que tienen una vida y una duración limitada de 80 o 100 años.

Nos resulta extraño saber que Dios lo sabe todo, cuando el ser humano está siempre en constante evolución y probablemente nunca lleguemos a la cima ni a la cúspide tecnológica.
Ni el ser humano, ni creo que ninguna civilización de este u otro planeta más avanzado, han alcanzado la perfección.

También es una pena a nivel moral y de convivencia, que el hombre esté tan atrasado y no haya conseguido superar facetas tan elementales de convivencia.
Nos estamos peleando entre nosotros de la misma forma que lo hacían nuestros antepasados y nuestros hombres prehistóricos.
Con más política, con más normativas, con más elocuencia, pero destruyéndonos de la misma manera que siempre.

No somos capaces de atender dos conversaciones al mismo tiempo y menos si son tres.
¿Cómo puede Dios conocer al instante lo que estamos pensando cada uno de los casi siete mil millones de personas que habitamos este planeta?
Parece una capacidad inverosímil e increíble.

¿No es fabuloso pensar que existe un Dios asi y que no estamos viviendo y evolucionando por casualidad?
No es fantástico saber que Dios nos conoce perfectamente, que nos ha dado la vida y que si le amamos, le obedecemos y confiamos en Él como a un padre, cuando traspasemos la barrera de la muerte, podremos verle y conocerle?

Cuando Dios envió a Moises a hablar con Faraón para pedirle que deje en libertad a su pueblo, Moises le dijo a Dios ¿Y quien diré que me envia?
Dios se manifiesta mismo como:   "YO SOY".

Dios tiene un nombre, pero la santidad de su nombre no nos es revelada a los hombres.
Se habla de Dios, Adonai, Elohim, Yahvé, Jehová, YHWH, Shadai, Olam, Roi, Shalom, Eloah, Elyon, Hashem, Sheriná, pero no se nos da su verdadero nombre, posiblemente para que no dañemos su santidad.

Sabemos que los ángeles fueron creados para servir a Dios y esa fue su principal misión;  servir, a modo de alabanza, como mensajeros, como ayuda a los humanos, pero en definitiva servir a Dios.
También sabemos de un angel al cual Dios entregó más poder y más autoridad que a los demás ángeles.
Pero ese angel llamado Lucifer hizo un mal uso de su poder y fue destituido de su lugar.
Destituido pero no destruido.
Dios desea la vida y desea darla a otras creaciones en forma de ángeles, humanos y posiblemente a otros lugares del universo del cual no tengamos conocimiento.
Dios desea criaturas que le amen, que confíen en Él, que le alaben.

En algún lugar de la Biblia se habla de lo necesario que es adorar a Dios.
Dios desea y necesita la adoración de sus criaturas.

Dios es espíritu; y es necesario que los que le adoran, le adoren en espíritu y en verdad.
Juan 4, 24

Posiblemente en este error cayó el ángel Lucifer convirtiéndose en Satanás.
No entendemos esta faceta de la vida que consiste en alabar a Dios cuando aquí en la tierra todo es tan distinto, preocupándonos de tener un trabajo, una familia, de alimentarla y darle una educación para que en el dia de mañana nuestros hijos puedan defenderse por si solos.
¿Cómo puede entenderse un cielo donde todos sus habitantes alaban a Dios?
¿Harán además otras cosas?
Son situaciones y modos de vida muy diferentes a nuestro conocimiento.

¿Está Dios en un solo lugar, físicamente hablando?
En el libro del apocalipsis se habla que …. "se sentó a la derecha de Dios Padre" … como si Dios estuviese en un lugar concreto y definido.
Y en otros lugares se habla como manifestaciones de Dios presentándose en un lugar y fecha concreta.
Pero también se nos habla que Dios es espíritu y lo ocupa todo.
Son conceptos muy diferentes para poder entenderlos.

Aunque en la Biblia no lo define asi, nos hemos hecho una idea de Dios como una Trinidad.
Me refiero que la Biblia habla de un Dios todopoderoso creador.
Pero también habla de su Hijo Jesús como el enviado a rescatar a la humanidad.
Y el mismo Jesús habla que si no marchase (antes de su muerte en la cruz), no vendría el "Consolador", denominado también como el "Espiritu Santo".
De ahí que los cristianos hayamos tomado una idea de tres personas diferentes y unidas en una sola.
Y esas tres personas forman para nuestro mejor conocimiento y asimilación, el concepto de Dios.
Piensa que el mayor dolor que sintió Jesús no fue el sufrimiento físico de la muerte con tortura en la cruz, sino algo extraño para nosotros;  la separación de su Padre Dios por unos instantes.

A Dios se le caracteriza como amor.
Esa es su principal característica y su principal naturaleza, un Dios de amor.
Pero ese amor y bondad va ligado a una justicia y santidad.
No pensemos que Dios lo tolera todo.

Dios hizo el cielo como un lugar idílico para sus criaturas.
Un lugar perfecto en que nada degenera.
Un lugar definido en ubicación y medidas concretas.
Un lugar donde principalmente Dios habita.

Pero también Dios quiso crear un universo de materia y de vida.
Los científicos lo atribuyen al conocido Big bang, pero los científicos no pueden dar mas detalles.
La fe nos hace tomar un camino u otro.

Cuando Dios hizo al hombre, después de crearlo físicamente, la Biblia dice que "Dios le sopló aliento de vida".

Cuando Dios acabó su creación, plasmó una expresión:
"Y vió Dios que era bueno"

Dios no se podía haber equivocado en ese diseño tan gigantesco, universal y complejo de la creación.
Pero quiso ver los resultados.

Cuando Dios hizo al hombre, sabía que equivocaríamos el camino, sabia que la prueba de fuego que le puso en el jardín del Edén, Adán y Eva la fallarían y desobedecerían.
Seguro que Dios lo sabía, pero era un riesgo que corría.
Todo el plan de salvación que vendría después, ya estaba planeado antes de la creación del mundo.

Antes de la creación del universo, Dios ya sabia de tu nacimiento y del mio.
La vida no es una casualidad, ya estaba planeada por Dios.
Sabia que dia nacerías y sabe como acabarás, asi como el dia que fallecerás.
Eso no significa que Dios nos crea con un destino predeterminado, bueno o malo, sino que sabe que camino escogerás por tu propia elección, no porque Dios te obligue.
Dios nos hace libres, no maquinas.
Nos da el libre albedrío, la capacidad de escoger.
Podríamos decir que Dios experimenta en su creación infinitas posibilidades e infinitas combinaciones de futuros.
Nos prueba, nos orienta, pero espera un aprobado nuestro en cada prueba.
Si suspendemos la prueba, se entristece.

Los ángeles tienen poderes, mucho mas que nosotros.
Satanás aun tiene mas poderes que los ángeles.
Pero Satanás tiene limitaciones.
Aunque su conocimiento sea muy alto, sus limitaciones lo diferencian de Dios.

Dios es legal y respeta profundamente su Palabra y sus leyes.
Dios dio poderes a Satanás, pero cuando se corrompió y fue echado del cielo, Dios no le quitó sus poderes sino que se los respetó.

Dios podía haber corregido y recuperado su creación corrompida por el pecado. Pecado que el hombre había causado.
Pero Dios fue fiel a su palabra y dejó que las cosas siguieran su curso normal.
Satanás le ofreció esta posibilidad en un momento de la historia.
Cuando Jesús fue tentado en el desierto durante su ministerio, Satanás le ofrecía toda la tierra (que al parecer le pertenecía), con solo un momento de adoración de Jesús hacia Satanás.
Pero Jesús sabía diferenciar el valor de las cosas.

En ese mundo espiritual de leyes inamovibles, de promesas inquebrantables y de santidad, cualquier pequeño detalle que nos parece insignificante a nosotros, tiene una gran importancia.
En el mundo espiritual no vale el dinero, ni la fama, ni el poder político, ni el poder militar.
En ese mundo todo es muy diferente.
Es un mundo de santidad, leyes y poderes otorgados.

Dios es eterno y sobre su santidad se podrían escribir miles de paginas.
Todo su poder está muy vinculado a su santidad, algo que aquí en la tierra se desconoce.

Dios no es alto, bajo, grueso y con barbas.  Dios es espíritu y espíritu significa invisible para nosotros, pero no lejano.
Pero si se podría describir su carácter, porque el carácter no es material y es una característica típica de los seres vivientes.

Cuando Dios creó al hombre, le dio unas características digamos parecidas a las que también tiene Dios.
Capacidad para reflexionar, para reir, para llorar, para entristecerse, para dolerse, para estar alegre, para crear, para cantar, para tener buen humor, para relacionarse, para emocionarse, para amar, para decepcionarse, para castigar, para reposar.
Y no todas estas caracteristicas las tienen otros seres vivos como los animales.
Y lo hizo a su imagen y semejanza.

Pero la naturaleza de Dios no es del todo como la nuestra.
Su característica básica es el amor, la nuestra no.
Si nos ocasionan daño, nos duele y en muchas ocasiones nos vengamos o intentamos devolverlo de alguna manera, y digamos como poco, ignorándolo sutilmente.
Dios también se duele, pero no se venga.
Tiene mucha paciencia, pero no infinita.
Si la maldad perdura excesivamente, Dios pone fin en un momento dado.
Pero su naturaleza base es el amor.

Podemos conocer el carácter de Dios, analizando el carácter de Jesús.
A Jesús le pidieron mostrarle a Dios.
La respuesta de Jesus fue, el Padre y yo una cosa somos.
Analiza toda la trayectoria de Jesús durante su ministerio en la tierra en los cuatro evangelios.

Aquí en la tierra tenemos la capacidad de usar nuestro destino para bien o para mal, podemos decidir y cambiar las cosas.
Cuando muramos, estaremos a expensas de este mundo espiritual invisible que nos juzgará y en el cual no tendremos las mismas facilidades para cambiar o decidir respecto a nuestro futuro.

Dios es un Dios de amor capaz de demostrarlo, sacrificando a su propio y único Hijo por la humanidad.
Dios es un Dios justo, que dicta leyes y nada ni nadie puede transgredir.
Y sobre estas leyes Dios actúa aun en situaciones que puedan afectarle profundamente.
Dios es justo como para perdonar a arrepentidos y como para castigar en un infierno a los desobedientes y malvados.
Un Dios creador capaz de demostrarlo en un diseño cósmico infinito de planetas y galaxias.
Y capaz de crear la vida inteligente y libre la cual surge de Él, no de la casualidad.

Dios es un Dios todopoderoso que se deja buscar y se deja encontrar, pero aquí y ahora.
Un Dios que ama y quiere que le amemos.
Un Dios personal e intimo.
Un Dios que respeta y quiere que le respetemos.
Un Dios que conoce y espera pacientemente.
Un Dios que espera que libremente le obedezcamos.
Un Dios que ama tanto, que arriesga su vida como un pastor de ovejas recuperando a una de ellas en peligro.


Guillermo Blanco 22-10-2011