Páginas vistas en total

La santidad de Dios



¡Que lejos estamos de ello y cuan diferente es nuestro mundo y nuestra manera de vivir desenfrenada, egoísta y de consumo.

Dios es un Dios santo y un Dios celoso (Josué 24, 19)

Moisés quiere ver el rostro de Dios, pero Dios le contesta que no hay humano que vea su rostro y quede con vida;

Entonces Moisés dijo: Por favor, muéstrame tu gloria.
Y le respondió: Yo haré pasar toda mi bondad delante de ti y proclamaré delante de ti el nombre de Jehovah.
Tendré misericordia del que tendré misericordia y me compadeceré del que me compadeceré.
Dijo además: No podrás ver mi rostro, porque ningún hombre me verá y quedará vivo.
Jehovah dijo también: He aquí hay un lugar junto a mí, y tú te colocarás sobre la peña.
Sucederá que cuando pase mi gloria, yo te pondré en una hendidura de la peña y te cubriré con mi mano hasta que yo haya pasado.
Después apartaré mi mano, y verás mis espaldas. Pero mi rostro no será visto. (Exodo 33, 18-23)

Como se manifiesta Dios ante Moisés
Observa la forma en que Dios se presentó ante Moisés en el monte Sinaí, en forma de una zarza ardiendo que no se consumía.
La santidad de Dios le hade tomar formas extrañas pero materiales, en un entorno mágico.


Como se hizo Dios hombre
Otro ejemplo es la forma en que Dios determinó enviar a su Hijo Jesús al mundo.
Pudiendo haberlo enviado directamente, decidió que naciese como un ser humano cualquiera y pasase por el mismo proceso que todos los humanos.
Pero decidió la gestación de una mujer sin la participación humana de su marido.

Aunque muchas personas de nuestro entorno nieguen este hecho, la verdad es que para Dios nada es imposible y este como muchos otros milagros, tampoco.
Otro detalle importante es la mujer que eligió.
Siendo las relaciones sexuales en los matrimonios un hecho normal y aceptable delante de Dios, Dios buscó un matrimonio puro y virgen que no hubiese tenido contacto carnal todavía.

No quiero decir que las relaciones matrimoniales sean algo indigno, sino que las pretensiones de Dios eran mas elevadas.

La santidad de Dios roza lo perfecto a un grado superlativo en el que nuestra mente no es capaz de asimilar, ni nuestras costumbres capaces de entender.
Nuestra conducta es; todo es bueno, todo es aceptable, no pasa nada, puede hacerse, pero esta conducta está a años luz de la santidad de Dios.
Y en el área o circulo de Dios, nada impuro puede entrar.
Y como impuros, nos podemos considerar también nosotros mismos.

Naturaleza contaminada
La degeneración humana parte de una degeneración angelical.
En el principio todo era perfecto, pero en el cielo se produjo una rebelión y un primer pecado tal como lo explica la Biblia.
Estos ángeles fueron transformados en seres deformes, imperfectos y llenos de maldad.
Cuando Dios creo la tierra, la naturaleza y los seres vivos, esa maldad también contagió a esa creación.
Asi estamos implicados en una generación de pecado, incorrecta, imperfecta y separada.
Pero la Biblia alienta en que esa naturaleza estropeada, será un dia transformada, corregida y renovada.

¿De que las plantas tienen que llevar espinos y de que los animales se comen unos a otros?
¿Crees que esa fue la naturaleza y el diseño que Dios creo?
Ese es un reflejo leve de la naturaleza que fue creada en un principio, perfecta por Dios.

La alabanza
¿Como evolucionan los seres que viven en esa santidad que rodea a Dios?
¿Trabajan, conviven, se relacionan?
La alabanza es una actividad común que los seres santos practican en ese ámbito celestial.

Y cada uno de los cuatro seres vivientes tiene seis alas, y alrededor y por dentro están llenos de ojos. Ni de día ni de noche cesan de decir: "¡Santo, Santo, Santo es el Señor Dios Todopoderoso, que era y que es y que ha de venir!" Y cada vez que los seres vivientes dan gloria, honra y alabanza al que está sentado en el trono y que vive por los siglos de los siglos, los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono y adoran al que vive por los siglos de los siglos; y echan sus coronas delante del trono, diciendo:
"Digno eres tú, oh Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, la honra y el poder; porque tú has creado todas las cosas, y por tu voluntad tienen ser y fueron creadas."
(Apocalipsis 4,8-11)

Actividades que a nosotros en un mundo desenfrenado por el tiempo, la presión y la competitividad, nos extraña profundamente.
Un estado de felicidad existe en el cielo, ausente de dolor, de tristezas, de necesidades, ausente de dependencias, con la mirada enamorada hacia un Dios perfecto que nos absorbe totalmente, que nos cautiva, que deseamos darle y dedicarlo todo. Una relación perfecta entre el creador y sus criaturas que voluntariamente eligieron este camino.

El pecado de Moisés
Recuerdas el patriarca Moisés y su vida.
¿Qué pecados recuerdas de él?
Mató a un soldado egipcio cuando maltratada a un hebreo.
Pero también cometió otro pecado para nosotros sin importancia, pero que le impidió entrar en la tierra prometida.
Algo muy sutil.
Golpeando la roca en el desierto para sacar agua al modo de un milagro, en una de las ocasiones golpeó dos veces, como en un acto de desconfianza o insistiendo en su demanda.
Fue esto suficiente para quebrar la relación con Dios y no poder entrar en la tierra prometida.
Fijate como casi se pone al mismo nivel un pecado y el otro.


En el monte de la transfiguración
Fijemonos en los comentarios que hacían Pedro, Jacobo y Juan en un monte cuando Jesús se transfiguró delante de ellos y con la presencia de Moisés y Elias (profetas y patriarcas fallecidos hace cientos de años).
Posiblemente los tres apostoles quedaron sometidos a algún tipo de sensación extraña incapaz de describir.
"Señor, bueno es para nosotros que estemos aqui. Si quieres hagamos aqui tres enramadas, una para ti, otra para Moises y otra para Elias"
(Mateo 17, 2)

Nos suena extraña esta forma de hablar cargada de una expresión de pureza.
Imaginemos una sociedad basada en esta forma de ser, pura, inocente, transparente, amable.
Desde luego con actitudes asi, el mundo sería otra cosa.

Una lucha contra un angel
Otra historia extraña para nosotros es la lucha que mantuvo Jacob con un angel durante toda la noche y que el angel tuvo que abandonar al salir el sol.
Asi al finalizar, el angel le tocó la pierna y dejó a Jacob cojo. (Genesis 32, 24)
Hechos también extraños para nosotros en entornos de santidad.

El pecado de los ángeles
Observa también como un primer pecado cometido por los ángeles (la rebelión), no les fue perdonado.  En cambio a nosotros los humanos si se nos permite el perdón y la capacidad de reiniciar una nueva vida tras cada fallo cometido.

Reglas
La santidad de Dios conlleva a crear una serie de reglas y límites que no pueden de ninguna manera ser traspasados.
Reglas tan estrictas que nadie puede luego cambiarlas.
Reglas que llegan al punto de respetar los poderes dados a Satanás en sus inicios,  el peor enemigo de Dios.
Reglas que permiten que Satanás actué durante miles de años sobre la humanidad generando tanta maldad y dolor, porque:  “el tiempo aún no se ha cumplido”.

Iglesias rigidas
Muchas veces criticamos a las iglesias con líneas rígidas e intransigentes y a veces me parece desde el punto de vista cristiano, no están tan desencaminadas.
Nuestras iglesias más modernas, con apertura de ideas, con más paralelismos al mundo actual que nos rodea, más evolucionadas, a veces nos pasamos de raya y entramos en una dinámica de permisibilidad que ya nada tiene que ver con la relación antigua de los primeros creyentes en Dios.

Una santidad de Dios que permite la existencia y la vida de los seres vivos en un estado perfecto y de felicidad y no otros caminos que al hombre le parecen buenos consiguen o conseguirían el mismo resultado.
La santidad, una palabra que nos suena a aburrido, a clausura, a religioso, no es sino la mejor forma de vida, la mas correcta, la que con seguridad tiene un futuro y la que permite la vida junto al Creador.



Guillermo Blanco 15-9-2010