Páginas vistas en total

Beber vino


¿es malo beber vino según la biblia?

Durante la última cena en la cual Jesús celebró con sus amigos y apóstoles la despedida antes de su muerte, tomaron pan y vino y mostró el significado de estos símbolos.

A lo cual podemos decir que beber vino no es ni malo, ni pecado, dado que lo hizo Jesús mismo, anunciándoles que no volvería a tomarlo hasta encontrarse de nuevo con su iglesia en el reino de los cielos.

Después del diluvio y cuando Noé como superviviente de aquel cataclismo en la antigüedad tomó vino, se embriagó como un efecto que parecía desconocer.
Al menos eso parece demostrar en el relato  (Genesis 9, 21).
¿Habrían cambiado las condiciones de la fermentación de las viñas desde antes del diluvio?

En el antiguo testamento Dios manda unas normas para entrar en el tabernáculo santo.
Entonces Jehovah habló a Aarón diciendo:
Ni tú ni tus hijos contigo beberéis vino ni licor, cuando hayáis de entrar en el tabernáculo de reunión, para que no muráis.
Esto será un estatuto perpetuo a través de vuestras generaciones, para hacer diferencia entre lo santo y lo profano, entre lo impuro y lo puro.
Levítico 10, 8-10


Mandatos de Jehová ante la consagración de Israel.
La abstención de todo tipo de alcohol a los consagrados.
Jehovah habló a Moisés diciendo:
"Habla a los hijos de Israel y diles que si un hombre o una mujer hace el voto especial de ser nazareo para estar consagrado a Jehovah, se abstendrá de vino y de licor.
No beberá vinagre de vino ni vinagre de licor.
No beberá ningún jugo de uvas, ni comerá uvas frescas ni secas.
Durante todo el tiempo de su nazareato no comerá nada que provenga de la vid, desde las semillas hasta el hollejo.
 "Tampoco pasará navaja sobre su cabeza durante todo el tiempo del voto de su nazareato.
Hasta que se cumpla el plazo de su consagración como nazareo, será santo a Jehovah y dejará crecer libremente el cabello de su cabeza.
"Durante todo el tiempo de su consagración a Jehovah, no se acercará a ninguna persona muerta.
Ni aun por su padre, ni por su madre, ni por su hermano ni por su hermana se contaminará cuando mueran, porque su consagración a su Dios está sobre su cabeza.
Todo el tiempo de su nazareato será santo a Jehovah.
Números 6, 1-8


Una historia parecida al nacimiento de Juan el Bautista, se menciona también en el libro de Jueces, con el nacimiento de Sansón.

Había un hombre de Zora, de la familia de los danitas, que se llamaba Manoa. Su mujer era estéril y nunca había dado a luz.
Y el ángel de Jehovah se apareció a la mujer y le dijo:
He aquí que tú eres estéril y no has dado a luz, pero concebirás y darás a luz un hijo.
Ahora, guárdate, por favor, y no bebas vino ni licor.
Tampoco comas nada inmundo, porque he aquí que concebirás y darás a luz un hijo sobre cuya cabeza no pasará navaja, porque el niño será nazareo de Dios desde el vientre de su madre.
El comenzará a librar a Israel de mano de los filisteos.
Jueces 13, 1-24


El vino como motivo de alegría.
El vino que alegra el corazón del hombre, el aceite que hace lucir su rostro, y el pan que sustenta el corazón del hombre.
Salmo 104, 15

El vino como motivo de alegría.
Anda, come tu pan con gozo y bebe tu vino con alegre corazón, porque tus obras ya son aceptables a Dios.
En todo tiempo sean blancas tus vestiduras, y nunca falte aceite perfumado sobre tu cabeza.
Goza de la vida, con la mujer que amas, todos los días de tu vana vida, que Dios te ha dado debajo del sol; porque ésta es la porción de tu vida y del duro trabajo con que te afanas debajo del sol.
Eclesiastes 9, 7-9

El vino que da alegria.
El alimento se prepara para disfrutarlo, el vino alegra la vida, y el dinero preocupa a todos.
Eclesiastes 10,19

El vino como motivo de burla.
El vino hace burla; el licor alborota. Y cualquiera que se descarría no es sabio.
Proverbios 20, 1

El amor al vino.
El que ama los placeres se empobrecerá; el que ama el vino y los perfumes no se enriquecerá.
Proverbios 20, 17

Sepárate de los bebedores.
Escucha tú, hijo mío, y sé sabio; endereza tu corazón en el camino.
No estés con los bebedores de vino, ni con los comilones de carne.
Porque el bebedor y el comilón empobrecerán, y el dormitar hará vestir harapos.
Proverbios 23, 19-21

Las consecuencias del vino.
Para los que se detienen mucho sobre el vino; para los que se lo pasan probando el vino mezclado.
No mires el vino cuando rojea, cuando resplandece su color en la copa, cuando entra suavemente.
Al fin muerde como serpiente, y envenena como víbora.
Tus ojos mirarán cosas extrañas, y tu corazón hablará perversidades.
Serás como el que yace en medio del mar, o como el que yace en la punta de un mástil.
Dirás: "Me golpearon, pero no me dolió; me azotaron, pero no lo sentí. Cuando me despierte, lo volveré a buscar."
Proverbios  24, 30-35


La palabra de Dios hace una clara distinción entre el beber vino y el depender de esa actitud abusivamente.
El libro de proverbios no aconseja el beber vino a los que gobiernan, para no alterar las leyes y los decretos.
En cambio si lo aconseja al moribundo, al amargado y al que sufre miseria.

No es cosa de reyes, oh Lemuel, no es cosa de reyes beber vino; ni de los magistrados, el licor.
No sea que bebiendo olviden lo que se ha decretado y perviertan el derecho de todos los afligidos.
Dad licor al que va a perecer, y vino a los de ánimo amargado.
Beban y olvídense de su necesidad, y no se acuerden más de su miseria.
Proverbios 31, 4-7


Los gobernantes borrachos serán destruidos
¡Ay de la corona de soberbia de los borrachos de Efraín y de la flor marchita de la hermosura de su gloria, que está sobre la cabeza de los que se glorían de la abundancia, de los aturdidos por el vino!
He aquí que viene de parte de Jehovah alguien que es fuerte y poderoso. Derriba a tierra con fuerza, como tormenta de granizo y tempestad destructora, como tormenta de recias aguas que inundan.
Con los pies será pisoteada la corona de soberbia de los borrachos de Efraín.
Isaias 28, 1-3

El vino hace perder la visión, la claridad y la buena decisión.
Pero también éstos han errado a causa del vino, y han divagado a causa del licor.
El sacerdote y el profeta han errado a causa del licor; han sido confundidos a causa del vino.
Han divagado a causa del licor; han errado en su visión y han titubeado en sus decisiones.
Isaias 28, 7


El vino y la leche como prioridades
"Oh, todos los sedientos, ¡venid a las aguas! Y los que no tienen dinero, ¡venid, comprad y comed! Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche.
Isaias 55, 1

El vino como elemento de ira
 Así me ha dicho Jehovah Dios de Israel: "Toma de mi mano esta copa del vino de la ira, y da de beber a todas las naciones a las cuales te envío.
Jeremias 25, 15

Obedientes a un mandato
Y puse delante de los miembros de la familia de los recabitas tazones llenos de vino, y vasos, y les dije:
Bebed vino.
Pero ellos dijeron: No beberemos vino, porque nuestro padre Jonadab hijo de Recab nos mandó diciendo: "No beberéis vino jamás, ni vosotros ni vuestros hijos.
Jeremias 35, 5-6

Normas a los sacerdotes levitas
Cuando salgan al pueblo, al atrio exterior, se quitarán las vestiduras con que habían servido y las dejarán en las cámaras del santuario. Luego se vestirán con otras vestiduras, no sea que con sus vestiduras transmitan santidad al pueblo.
"No se raparán sus cabezas ni se dejarán crecer el cabello; solamente lo recortarán.
"Ninguno de los sacerdotes beberá vino cuando haya de entrar en el atrio interior.
"No tomarán por esposa una viuda, ni una divorciada, sino sólo vírgenes de la descendencia de la casa de Israel, o una viuda que sea viuda de un sacerdote.
"Enseñarán a mi pueblo a discernir entre lo santo y lo profano, y entre lo impuro y lo puro.
Ezequiel 44, 19-23

Daniel se niega a beber
Pero Daniel se propuso en su corazón no contaminarse con la ración de la comida del rey ni con el vino que éste bebía. Pidió, por tanto, al jefe de los funcionarios que no fuera obligado a contaminarse.
Daniel 1, 8


Belsasar bebe vino en los utensilios sagrados del templo y Dios pone fin a su reino.
El rey Belsasar hizo un gran banquete para mil de sus nobles, y estaba bebiendo vino en presencia de los mil.
Belsasar, bajo el efecto del vino, mandó que trajesen los utensilios de oro y de plata que su padre Nabucodonosor había tomado del templo de Jerusalén, para que bebiesen de ellos el rey, sus nobles, sus mujeres y sus concubinas.
Entonces fueron traídos los utensilios de oro que habían tomado del santuario de la casa de Dios que estaba en Jerusalén; y bebieron de ellos el rey, sus nobles, sus mujeres y sus concubinas.
Bebieron vino y alabaron a los dioses de oro, de plata, de bronce, de hierro, de madera y de piedra.
En aquella misma hora aparecieron los dedos de una mano de hombre, y escribían delante del candelabro, sobre el yeso de la pared del palacio real. Y el rey veía la mano que escribía.
Daniel 5, 1-5

El vino reduce el entendimiento
"La fornicación, el vino y el mosto arrebatan el entendimiento.
Oseas 4, 11

Jehová recompensa con vino y aceite.
Entonces Jehovah tuvo celo por su tierra y se apiadó de su pueblo.
Jehovah respondió a su pueblo diciendo: "He aquí, yo os envío granos, vino nuevo y aceite; y seréis saciados. Nunca más os entregaré como afrenta en medio de las naciones.
Joel 2, 18-19


A pesar de las burlas, reconocían que Juan no bebía.
Porque vino Juan, que no comía ni bebía, y dicen:  'Tiene demonio.'
Y vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen:
'He aquí un hombre comilón y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores.' Pero la sabiduría es justificada por sus hechos."
Entonces comenzó a reprender a las ciudades en las cuales se realizaron muchos de sus hechos poderosos, porque no se habían arrepentido:
Mateo 11, 18-20


Guillermo 9-4-2012