Páginas vistas en total

Una puerta demasiado estrecha

Jesus habla de una puerta o un camino estrecho para entrar en el cielo.

Un camino demasiado estrecho y una puerta dificil de encontrar.

Jesús se atribuye a su propia persona como esta puerta.

Si crees en el cielo y crees que hay vida después de la muerte, ten en cuenta los siguientes puntos.


Para la persona mas malvada de la tierra y que está condenada a muerte, tiene las puertas del cielo abiertas para entrar ahí si durante el último minuto de su vida cree en Jesucristo y le entrega su vida.

Contrariamente a nuestro juicio y nuestra forma de ver las cosas, esto es asi.

Y lo vemos como podemos tener el ejemplo real e historico y avalado por el mismo Jesús, en el caso de uno de los dos ladrones que fueron crucificados juntamente con él.


"Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que entran por ella.

Pero ¡qué estrecha es la puerta y qué angosto el camino que lleva a la vida!

Y son pocos los que la hallan.

Mateo 7, 13-14


Pero para el que toma esta misma determinación y tiene toda su vida por delante, tiene un compromiso más difícil que asumir.

Debes comprometerse y aceptar la persona de Jesús.

Debes creer que solo a través de él puedes alcanzar esa vida eterna.

Debes obedecer sus mandamientos.

Debes demostrar un cambio de vida y una conducta intachable.


Como puedes ver, los vivos o con posibilidades de más años, lo tenemos más difícil.

Jesús nos abre las puertas del cielo, pero debes demostrar un cambio de vida interior y real, no de apariencias externas.

Todas estas "exigencias" están avaladas en las Sagradas escrituras.

Dios es amor, pero eso no quiere decir que sea permisivo.

Nuestra culpa y nuestro pecado original ya ha sido borrado en cuanto tomamos este camino, pero se ha de ver en nosotros un cambio y una nueva vida.

Se ha de ver un compromiso por nuestra parte.


En un entorno de nuestro mundo, el cual está plagado de innumerables caminos muy diferentes, ya es difícil encontrar esta pequeña puerta de salvación. De ahí la importancia de la predicación al mundo tal como Jesús nos enseñó.

No muchos van a encontrarlo y no muchos van a creer en ello, pero la muerte y sacrificio de Jesús no fue por una minoría, sino por toda la humanidad.


Guillermo Blanco 27-8-2011

http://misblogspersonales.blogspot.com/