Páginas vistas en total

La santa cena

¿Qué es la Santa Cena?

Es un sacramento que Jesús nos dejó antes de su muerte y del cual nos pidió a sus seguidores los cristianos, que celebrásemos siempre que nos reunamos y como recordatorio de su muerte.

El pan que tomamos es el recuerdo de su cuerpo entregado por nosotros.

El vino es el recuerdo de su sangre vertida para remisión de todos nuestros pecados.


¿Cuantas veces hemos de celebrar este acto?

Cada vez que una comunidad cristiana se reúna, hasta que Jesús vuelva de nuevo.


¿Qué ocurre si alguien participa de este acto sin el respeto necesario o actuando como burla?

La Biblia dice que será culpable del cuerpo y la sangre de Cristo.


¿Qué dice la Biblia sobre la santa cena?

El Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan, y habiendo dado gracias, lo partió y dijo:

"Tomad, comed. Esto es mi cuerpo que por vosotros es partido.

Haced esto en memoria de mí."

Asimismo, tomó también la copa después de haber cenado, y dijo:

"Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre. Haced esto todas las veces que la bebáis en memoria de mí."

Todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, anunciáis la muerte del Señor, hasta que él venga.

De modo que cualquiera que coma este pan y beba esta copa del Señor de manera indigna, será culpable del cuerpo y de la sangre del Señor.

Por tanto, examínese cada uno a sí mismo, y coma así del pan y beba de la copa.

Porque el que come y bebe, no discerniendo el cuerpo, juicio come y bebe para sí.

1ª Corintios 11, 23-29


Porque algunas iglesias demandan requisitos?

Hay iglesias que para participar de este acto religioso (santa cena ó pacto como otros denominan) exigen que el miembro esté bautizado.

En otros casos el miembro debe estar bautizado en ésta misma iglesia y no reconocen el bautismo en otra comunidad.

En otros casos hay que ser miembro activo e inscrito en esta comunidad.

En otras situaciones la iglesia debe dar su aprobación según la situación.


Pienso que la iglesia no puede negar dicho acto, a menos que el miembro participante muestre una falta de respeto.

Recordemos para estas iglesias que imponen sus normas para celebrar la santa cena, que Jesucristo mismo celebró su última cena en compañía de sus discípulos, sabiendo y comentando públicamente que entre ellos se encontraba un traidor.

Judas, el que posteriormente según la historia bíblica le traicionó por treinta monedas de plata.


Si Jesús no negó la santa cena a su propio traidor, el cual no estaba bautizado, ni era miembro de ninguna iglesia ¿quién somos nosotros para hacerlo?


Guillermo Blanco 14-8-2011

http://misblogspersonales.blogspot.com/