Páginas vistas en total

Las prostitutas van delante vuestro

¿Quién dijo esta frase?

Jesucristo


¿Cuando lo dijo?

Durante su vida de ministerio, entre sus 30 y 33 años.


¿A quien lo dijo?

Se estaba refiriendo a los dirigentes religiosos y sacerdotes de su época, en relación a que las prostitutas estaban más cerca del cielo o con más posibilidades de entrar que los religiosos.


¿Cómo es posible esto?

¿No son en teoría los religiosos las personas con más conocimiento de la Biblia y por tanto maestros en la fe y por tanto con mayor facilidad de entrar al cielo?

¿Cómo pues Jesús les dice esto?


Porque los religiosos de aquella época al igual que otras épocas y otros lugares, los hay verdaderos pero también los hay falsos, que predican lo que no practican y que Jesús los califica de víboras y sepulcros blanqueados.

Muertos disfrazados de vida.

Consejeros religiosos que predican, critican, juzgan y ellos cometen pecados aun mayores.


Las prostitutas son pecadoras (al igual que nosotros), pero su pecado es menor al pecado de los hipócritas religiosos.



1. "Los escribas y los fariseos están sentados en la cátedra de Moisés.

3 Así que, todo lo que os digan hacedlo y guardadlo; pero no hagáis según sus obras, porque ellos dicen y no hacen.

4 Atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos mismos no las quieren mover ni aun con el dedo.

5 Más bien, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres.

Ellos ensanchan sus filacterias y alargan los flecos de sus mantos.

6 Aman los primeros asientos en los banquetes y las primeras sillas en las sinagogas,

7 las salutaciones en las plazas y el ser llamados por los hombres: Rabí, Rabí.

8 "Pero vosotros, no seáis llamados Rabí; porque uno solo es vuestro Maestro, y todos vosotros sois hermanos.

9 Y no llaméis a nadie vuestro Padre en la tierra, porque vuestro Padre que está en los cielos es uno solo.

10 Ni os llaméis Guía, porque vuestro Guía es uno solo, el Cristo.

11 Pero el que es mayor entre vosotros será vuestro siervo;

12 porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.

13. "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres. Pues vosotros no entráis, ni dejáis entrar a los que están entrando.

14 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!

Porque devoráis las casas de viudas y como pretexto hacéis largas oraciones. ¡Por esto recibiréis mayor condenación!

15 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque recorréis mar y tierra para hacer un solo prosélito; y cuando lo lográis, le hacéis un hijo del infierno dos veces más que vosotros.

23 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!

Porque entregáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino; pero habéis omitido lo más importante de la ley, a saber, el juicio, la misericordia y la fe.

Era necesario hacer estas cosas sin omitir aquéllas.

24 ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito pero tragáis el camello!

25 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!

Porque limpiáis lo de afuera del vaso o del plato, pero por dentro están llenos de robo y de desenfreno.

26 ¡Fariseo ciego! ¡Limpia primero el interior del vaso para que también el exterior se haga limpio!

27 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!

Porque sois semejantes a sepulcros blanqueados que, a la verdad, se muestran hermosos por fuera; pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda impureza.

28 Así también vosotros, a la verdad, por fuera os mostráis justos a los hombres; pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.

33 "¡Serpientes! ¡Generación de víboras! ¿Cómo os escaparéis de la condenación del infierno?

34. Por tanto, mirad; yo os envío profetas, sabios y escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas y perseguiréis de ciudad en ciudad,

35 de manera que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre del justo Abel hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el santuario y el altar.

36 De cierto os digo, que todo esto recaerá sobre esta generación.

37 "¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, así como la gallina junta sus pollitos debajo de sus alas, y no quisiste!

38 He aquí, vuestra casa os es dejada desierta,

39 porque os digo que desde ahora no me veréis más hasta que digáis: ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!"

Mateo 23


Guillermo Blanco 27-8-2011

http://misblogspersonales.blogspot.com/