Páginas vistas en total

Si tu ojo te es ocasión de caer

Este es un texto bíblico localizado en los evangelios, muy duro y muy drástico, tanto es así que siempre se ha considerado alegórico o simbólico.


Habéis oído que fue dicho: No cometerás adulterio.

Pero yo os digo que todo el que mira a una mujer para codiciarla ya adulteró con ella en su corazón.

Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti.

Porque es mejor para ti que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.

Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala y échala de ti. Porque es mejor para ti que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.

Mateo 5, 27-30


Si nos lo tomásemos al pie de la letra, la mayoría de todos nosotros iríamos ciegos por la calle, porque todos los hombres (y prácticamente a este género humano está dedicado) hemos caído en el pensamiento ante la presencia de una mujer atractiva.

Entonces ¿Por qué se nos pone este ejemplo?

Dice el texto que mejor es entrar en el cielo manco o ciego que quedarse fuera con el cuerpo integro.


Parece excesivamente estricto este mandato dado por Jesucristo y parece que se nos exige algo que no es muy fácil de cumplir precisamente.


Vemos como las religiones antiguas y algunas en el presente todavía (refiriéndome al islam), intentan cumplir al pie de la letra este tipo de mandatos, no tapando los ojos de los hombres sino tapando la belleza de la mujer mediante velos y burkas.

Al mundo avanzado nos parece un atraso esta mentalidad fanática, pero ante estos textos bíblicos ¿quizás deberíamos darles la razón?

¿Quién de nuestra sociedad lo cumple o es capaz de cumplirlo?


Parece que Jesús nos exige una moralidad y una conducta intachable, pero para nosotros es muy difícil cumplir esto.

Son reglas duras y difíciles de cumplir, pero parece que inevitables para poder entrar en el cielo, tal como lo plantea.

Se nos exige ser puros y limpios de corazón.


¿Porque solemos dejar a un lado estos textos tan difíciles de asumir como otros que igual índole? Los aparcamos y casi los olvidamos.

El amar a los enemigos, el dar a quien te pide, el atender a las viudas y los huérfanos.

¿No es parte del mismo mensaje de Jesús?

¿Porqué pues los interpretamos como lo que no es?


¿Quizás nos hemos vuelto demasiado permisivos con los años, o alguien tiene una mejor interpretación al texto mencionado?


Jesús parece indicar que el pecado no es mirar a una mujer, ni indica que se cubra de pies a cabeza. Indica que no caigamos en la tentación de pensamiento, porque en realidad es tan grave la tentación como el hecho en si.

Jesús va más allá de las normas dictadas tradicionalmente en la sociedad religiosa, va al pecado que se origina silenciosamente en el corazón de la persona, sea hombre o mujer y sea el pecado que sea.


En algunas partes de la Biblia se nos pide el control de nuestra voluntad, mente y cuerpo ante las tentaciones cotidianas.

Se nos pide evitar al menos los motivos y dependencias que nos inducen a pecar.

No se nos prohíbe mirar a una mujer atractiva, se nos pide que no elaboremos pensamientos de pecado con nuestra mente.

Se nos pide ir un poco a contra corriente de lo que parece ser lo normal.

Lo normal a nuestro alrededor no es siempre precisamente la voluntad de Dios.

La vida normal aquí en la tierra difiere en bastantes cosas de la vida santa en el cielo.

Esta línea de pensamiento puede ser muy bien criticada de antigua, conservadora y carroza, pero ésta y no otra, es la vida cristiana que desde el principio se nos enseñó.

Y este modo de vida no sufre modificaciones, alteraciones, ni evoluciones a través de los siglos. Permanece intacta porque es dada por Dios.


El perdón cubre todos los pecados, pero hay pecados en nuestra sociedad que forman parte de nuestra vida normal.


Creo más bien que no es cuestión de quitarse los ojos sino de mantenerse moralmente correcto y pedir perdón en cuanto caemos.

Pero siempre considerando como graves estos fallos habituales que como dije, en nuestra sociedad entran en una total normalidad.


Guillermo Blanco 16-8-2011

http://misblogspersonales.blogspot.com/