Páginas vistas en total

Satanás

"Y la tierra estaba desordenada y vacia" (Genesis 1,2) (Jeremias 4, 23-28)
Que tipo de cataclismo debió ocurrir durante la creación para que la tierra estuviese desordenada y vacia?
¿Acaso Dios hace las cosas desordenadas y vacias?

Satanás fue un ángel, un gran ángel elegido por Dios para su servicio.
Diriamos que fue el mayor y más hermoso ángel que ha existido en toda la raza celestial por debajo de Dios y de Cristo.
Su nombre en un principio no era Satanás, sino Lucifer, denominado por Dios mismo como Lucero de la mañana.

Estos datos son extraídos de las Sagradas escrituras como fuente verídica de este personaje.

Pero Lucifer quiso ser como Dios y su orgullo y soberbia lo llevó a su ruina.
Fue expulsado del cielo y acabó en esta tierra donde malogró toda la creación de Dios.
Junto a esta expulsión, Lucifer en su rebeldía arrastró consigo mismo a la tercera parte de los ángeles creados por Dios. (apoc. 12,4)
Ya no se llamaría más "portador de luz" sino "adversario" o "acusador".
Jesús comenta en el libro de Lucas 10, 18;
"Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo"

Si nos fijamos, toda la hermosa creación de la naturaleza tiene signos de deterioro, signos de daños irreparables, que en un principio no existían.

El profeta Ezequiel hace una descripción de sus principios cuando Satanás fue creado.

"Así ha dicho el Señor Jehovah: "'¡Tú eras un modelo perfecto, lleno de sabiduría y de completa hermosura!
Estabas en el Edén, el jardín de Dios. Tu vestidura era de toda clase de piedras preciosas: rubí, topacio, diamante, crisólito, ónice, jaspe, zafiro, turquesa y berilo.
Y de oro era la hechura de tus encajes y de tus engastes.
En el día que fuiste creado fueron preparadas.

Cuando fuiste ungido, yo te puse junto con los querubines protectores.
Estabas en el santo monte de Dios, y andabas en medio de piedras de fuego.

Eras perfecto en tus caminos desde el día en que fuiste creado hasta que se halló en ti maldad.
"'A causa de tu gran comercio te llenaron de violencia, y pecaste.
Por eso, te expulsé del monte de Dios, y un querubín protector hizo que desaparecieras de en medio de las piedras de fuego.

Tu corazón se enalteció debido a tu hermosura; a causa de tu esplendor se corrompió tu sabiduría. "'Yo te he arrojado en tierra; te he puesto como espectáculo ante los reyes.
Por tus muchos pecados y por la iniquidad de tu comercio, profanaste tu santuario.
Yo, pues, hice que en medio de ti se desatara y te devorase el fuego.
Te convertí en cenizas sobre la tierra ante los ojos de cuantos te observaban.

Todos los que te conocen entre los pueblos se horrorizan a causa de ti.
Eres objeto de espanto, y dejarás de ser para siempre
.'"
Ezeq 28, 13-19

Isaias también hace otra descripción de su caída y ruina.

"
¡Cómo has caído del cielo, oh lucero, hijo de la mañana! Has sido derribado al suelo, tú que debilitabas a las naciones.
Tú has dicho en tu corazón: 'Subiré al cielo en lo alto; hasta las estrellas de Dios levantaré mi trono y me sentaré en el monte de la asamblea, en las regiones más distantes del norte.
Subiré sobre las alturas de las nubes y seré semejante al Altísimo.
Pero has sido derribado al Seol, a lo más profundo de la fosa.
Los que te vean te contemplarán; reflexionarán ante ti diciendo:
¿Es éste aquel hombre que hacía temblar la tierra, que sacudía los reinos,

...que convirtió el mundo en un desierto, que destruía sus ciudades y que a sus prisioneros nunca les abrió la cárcel?"
Isaias 14, 12-17

El mismo Jesucristo reconoce que en un principio la tierra le fue dada a Satanás y respeta hasta nuestros dias esta propiedad.
Asi en las tentaciones, Satanás es capaz de sacrificar todo su imperio por un solo instante de adoración de Jesucristo.

"Y el diablo le dijo a Jesús: A ti te daré toda autoridad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y la doy a quien yo quiero.
Si tu postrado me adorares, todos serán tuyos".
Lucas 4, 6

Satanás tendrá su época gloriosa en esta tierra durante un periodo de tres años y medio, en los cuales gobernará, deslumbrará con grandes señales y engañará a los moradores de la tierra.
Esto ocurrirá en los últimos tiempos finales de esta humanidad.
Cuando la iglesia sea arrebatada y el Espiritu de Dios se retire, Satanás gobernará esta tierra a sus anchas.

"Ya no hablaré mucho con vosotros, porque viene el príncipe de este mundo y él no tiene nada en mí". (Juan 14, 30)

"Nadie os engañe de ninguna manera; porque la segunda venida de Cristo
no se producirá sin que venga primero la apostasía y se manifieste el hombre de iniquidad, el hijo de perdición. Este se opondrá y se alzará contra todo lo que se llama Dios o que se adora, tanto que se sentará en el templo de Dios haciéndose pasar por Dios". (2ª Tesalonic 2, 3-4)

¡Ay de la tierra y del mar! Porque el diablo ha descendido a vosotros y tiene grande ira, sabiendo que le queda poco tiempo." (Apocal 12, 12)

Isaias describe el final de Satanás

"El Seol abajo se estremeció a causa de ti, y despertó a los muertos, para que en tu venida fueran a tu encuentro.
Hizo levantar de sus tronos a todos los caudillos de la tierra, a todos los reyes de las naciones.

Todos ellos responderán y te dirán: ¿También tú te has debilitado como nosotros y has llegado a ser como nosotros?
Tu ostentación y el sonido de tus liras han sido derribados hasta el Seol.
Los gusanos serán tu cama debajo de ti, y las larvas tus cobertores
".
(Isaias 14, 9-11)

El apostol Juan también describe el final de Satanás

"El prendió al dragón, aquella serpiente antigua quien es el diablo y Satanás, y le ató por mil años.
Lo arrojó al abismo y lo cerró, y lo selló sobre él para que no engañase más a las naciones, hasta que se cumpliesen los mil años." (Apocalip 20, 2-14)

"Yo, pues, hice que en medio de ti se desatara y te devorase el fuego. Te convertí en cenizas sobre la tierra ante los ojos de cuantos te observaban.
Todos los que te conocen entre los pueblos se horrorizan a causa de ti.
Eres objeto de espanto, y dejarás de ser para siempre
.'" (Ezequiel 28, 18-19)

"
Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás debajo de vuestros pies".
(Romanos 16, 20)

Guillermo Blanco 5-9-2010